Existen diversos tipos de parásitos en perros y, aunque diferentes, todos comparten algunas cosas. Por ejemplo, no importa qué clase de parásito sea, estos pueden llegar a afectar la salud de tu mascota, ocasionar problemas graves y ser molestos. Por ello, es fundamental asegurar que tu perro esté desparasitado correctamente, tanto externa, como internamente. Y, por supuesto, nunca está de más conocer cuáles son estos organismos que pueden hacer daño a tu mascota, así como la forma de prevenirlos. 


  1. ¿Es importante que mi perro no tenga parásitos?
  2. Tipos de parásitos en perros

¿Es importante que mi perro no tenga parásitos? 

Los parásitos se alimentan de la sangre y los nutrientes del huésped o portador, por lo que, en primera instancia, si un perro no tiene parásitos, puede ser un indicio de que está sano. Además, estos organismos generan síntomas que pueden llegar a ser graves, tales como la anemia, vómitos, problemas cardíacos, tos y diarrea. 

En el caso de parásitos externos, se sabe que son transmisores de enfermedades graves y que incluso pueden llegar a ser mortales para el animal. A esto se le suma que, dichos padecimientos pueden llegar a afectar a los humanos (zoonosis), generando problemas de salud. Por ello es que es tan importante que los perros estén protegidos y libres de parásitos.  

Tipos de parásitos en perros 

Como ya has leído, son muchos los parásitos que existen y se dividen en parásitos internos y parásitos externos. De hecho, es probable que tu mascota llegue a tener alguno en algún momento de su vida. 

Parásitos internos en perros 

Incluyen los parásitos intestinales, pulmonares y los gusanos del corazón.

Parásitos intestinales

Hay varios tipos y, fundamentalmente, consisten en gusanos intestinales, estos son: 

  • Tenias, tanto Echinococcus granulosus (gusano de la hidátide), como Dipylidium caninum (de doble poro).
  • Gusanos redondos, sobre todo Toxascaris leonina y Toxocara canis. 
  • Gusanos látigo (Trichuris vulpis).
  • Gusanos redondos con ganchos o estróngilos, principalmente Uncinaria stenocephal y Ancylostoma sp.
  • También se incluyen algunos que no son gusanos, tales como coccidios, guardia y bacterias de tipo espiroqueta. 

Algunos son transmitidos por la ingesta de heces provenientes de animales infectados, la arena o hierba donde estuvieron o por picadura de pulgas. Los síntomas cuando hay parásitos en perros de tipo intestinales pueden no notarse o evidenciarse con diarrea, vómito, abdomen hinchado y anemia si es una infestación grave. 

Parásitos pulmonares 

Angiostrongylus vasorum, estos parásitos en perros viven en los vasos sanguíneos de los pulmones, de allí su nombre. Pueden llegar a ser mortales, generando síntomas como la anemia y diarrea, así como síntomas respiratorios, intolerancia al ejercicio y hasta coagulación de la sangre. 

Gusanos del corazón 

Dirofilaria immitis, también llamado filaria. Estos son parásitos internos habituales en perros que viven en países del sur de Europa, como España. Viven en el corazón y en los vasos sanguíneos de los pulmones que están conectados con el corazón. Los síntomas que pueden producir están relacionados con enfermedad cardíaca o pulmonar, incluyendo intolerancia al ejercicio, tos, cansancio; pudiendo ser mortal si no se tratan correctamente.

Parásitos externos y parásitos transmitidos por parásitos externos

En este grupo de parásitos en perros se encuentran los ácaros, las garrapatas, los piojos y las pulgas. Pero también otros parásitos importantes como la Leishmania (leishmaniasis), Babesia (babesiosis) y las bacterias que causan ehrlichiosis.

👉🏼 ¿Aún tienes dudas?

Cuidar a tu mascota de los parásitos en perros no es complicado. Para hacerlo, te recomendamos que acudas a citas veterinarias con profesionales para suministrarle la medicación antiparasitaria adecuada de manera periódica y para responder a tus inquietudes sobre su salud. En VetEasy pueden encontrar a los mejores centros veterinarios y profesionales para ayudarte a mantener a tu mascota sana. ¡Descúbrelos y pide cita