Seguro te has preguntado ¿Por qué mi gato no se tumba encima mío?, una duda frecuente si convives con felinos. Muchos gatos tienen la costumbre de dormir o subirse sobre sus cuidadores, mientras que otros son más independientes. Cada gato tiene su forma de demostrar afecto, así como sus propias preferencias. Por lo que el hecho de que el comportamiento de tu compañero felino no sea de la forma esperada, no tiene por qué significar un escenario negativo.


  1. Por qué mi gato no se tumba encima mío
  2. ¿Puede mi gato estar enfermo?
  3. En resumen

Por qué mi gato no se tumba encima mío

Lo primero que debes reflexionar es que, bajo ninguna circunstancia, hay que forzar a un gato a tumbarse. Ni encima de ti, ni en algún punto del hogar en particular. Dependerá de él o ella la decisión. La comodidad, la confianza que perciban y hasta su estado de ánimo es lo que llevará a tu mascota a elegir el lugar más adecuado donde recostarse. Por lo tanto, te recomendamos que generes un ambiente que propicie la tranquilidad y la amistad entre tú y tu felino. Sin factores externos que generen estrés, ni acciones bruscas o impuestas que interfieran con la sensación de seguridad del gato. 

¿Puede mi gato estar enfermo? 

¿Tu gatito está acostumbrado a encontrar comodidad en tu regazo? Que deje de hacerlo por momentos o inesperadamente, no tiene por qué significar un peligro. Recuerda que los gatos son temperamentales, territoriales y de personalidad variable. De cualquier manera, si has hecho todo lo posible para garantizar las mejores condiciones y, aun así, te sigues preguntando por qué mi gato no se tumba encima de mí. O, en su defecto, notas algo extraño, no dudes en consultar con un profesional o centro veterinario especializado en felinos. 


Un profesional en Medicina Felina podrá identificar más fácilmente patologías o aspectos conductuales negativos, así como también, ofrecer recomendaciones. Algunas señales de que algo anda mal con tu gato son: 

●      Pérdida de peso o de pelaje.

●      Aumento de la temperatura corporal.

●      Maúlla más de lo habitual.

●      Pérdida del apetito.

●      Bebe más agua de lo normal.

●      Presenta algún bulto en su cuerpo. 


Es recomendable que durante el día destines un momento de tu rutina para mimar, acariciar y jugar con tu gato. Al hacer esto diariamente, tu mascota se sentirá feliz y te reconocerá positivamente, pudiendo cambiar la situación de por qué mi gato no se tumba encima de mí. Aún así, al igual que las personas, cada gato tiene su manera de ser y es muy importante respetar sus deseos.

En resumen

Después de verificar que tu peludo amigo esté bien, lo que queda por hacer es dar el espacio y el tiempo que necesite, sin premuras. Tu mascota necesita sentirse a gusto antes de poder relajarse, por lo que, si interfieres o intentas forzar un cambio de conducta, el resultado no siempre responderá a lo que deseas. Debe ir a su ritmo, según su sensibilidad. 


Esperamos que la información que has leído haya sido de utilidad para dar respuesta a la gran incógnita de por qué mi gato no se tumba encima mío. 

👉🏼 ¿Aún tienes dudas?

En VetEasy puedes encontrar a los mejores profesionales veterinarios especializados en medicina felina para cuidar a tu mascota. ¡Descúbrelos!