Podemos pensar que escuchar a un gato maullando es lo normal, después de todo, es un sonido que asociamos con estos animales. Sin embargo, este es un mecanismo de comunicación que suelen usar para dejarnos saber algo, lo que debería llevarte a preguntar, ¿Por qué mi gato maúlla tanto?


No es que tu mascota no pueda maullar por otras razones, sino que, por lo general, estará tratando de decirte o pedirte algo. En este caso, cuando notas que tu compañero felino sobrepasa la raya con sus maullidos, lo que debes hacer es prestar atención para poder determinar qué lo produce o qué puede significar.


  1. ¿Por qué mi gato maúlla tanto? ¿Cuál es la razón?
  2. ¿Qué hacer si mi gato no para de maullar?

¿Por qué mi gato maúlla tanto? ¿Cuál es la razón?

1. Es un gatito 

Una de las razones de por qué mi gato maúlla tanto es su edad, los cachorros suelen maullarle a su madre para indicar que tienen frío, hambre o miedo. Esto debería parar al crecer, sin embargo, si lo has adoptado pequeño, puede mantener esta conducta en el nuevo ambiente por unos días.

2. Porque tiene hambre 

La hora de comer puede ser ruidosa para muchos gatos, quienes maúllan sin cesar para ver si consiguen algo. Para saber si este es el por qué mi gato maúlla tanto, debes observar si tu mascota lo hace cerca de sus horas de comer, en la cocina o donde tenga su tazón. 

3. Puede estar enfermo

Nadie quiere pensar en su compañero felino enfermo, pero esta puede ser la razón de un gato maullando. Dichos padecimientos pueden generar dolor, sed o hambre y es lo que lo lleva a quejarse. 

4. Te dice ¡Te eché de menos!

Algunos gatos se acostumbran a maullar cuando su cuidador o familia regresa a casa o al toparse con ellos en el hogar. ¡Tu gato está feliz de verte!

5. Pasa demasiado tiempo solo 

Los gatos también necesitan compañía y estimulación, si pasa mucho tiempo del día solo puede comenzar a maullar desesperadamente o al verte. También puede usar este mecanismo para llamar tu atención, si quiere jugar, salir o mimos. 

6. Estrés = un gato maullando

El estrés puede ser el causante cuando un gato maúlla, mudanzas, un nuevo gato o perro en casa, la llegada de un bebé u otros cambios drásticos. 

7. Momento del celo 

Si tu mascota no está esterilizada o castrada, el maullido puede deberse a esto. Las hembras suelen aullar y maullar cuando están en celo, mientras que los machos lo hacen cuando saben que una hembra está deseando aparearse. 

¿Qué hacer si mi gato no para de maullar?

Lo más importante es encontrar el motivo de por qué mi gato maúlla tanto, ya que esto es lo que te permitirá accionar como corresponde. Algunas de las cosas que puedes hacer, son: 

  • No refuerces comportamientos que no apruebas, evita darle golosinas o alimentarlo luego de una ronda de maullidos si no quieres que lo haga. Espera a que se calme para suministrarle alimentos. 
  • Si crees que puede estar padeciendo alguna enfermedad o no puedes identificar el origen del maullido, acude inmediatamente a un veterinario o especialista. Si lo necesitas, en VetEasy puedes encontrar los mejores especialistas en felinos. 
  • Acompaña y ayúdalo a adaptarse a los cambios, no lo dejes demasiado tiempo solo o consigue un cuidador para esas horas. 
  • Esterilizar a tu mascota no solo permite minimizar los maullidos por celo, sino que evitar otras situaciones relacionadas. 

Recuerda siempre estar pendiente de tu compañero, satisface sus necesidades básicas de alimentación, ejercicio, juego y cuidados para garantizar que sea un animal sano y feliz. 

👉🏼 ¿Aún tienes dudas?

Ante cualquier duda sobre el maullido de tu gato u otra situación, acude con profesionales veterinarios. En VetEasy puedes encontrar a los mejores veterinarios especializados en medicina felina. ¡Descúbrelos!