Las patas de los perros son una parte tan importante como delicada de su cuerpo, ya que están en constante contacto con el suelo y otros elementos, por lo que pueden sufrir lesiones. Entre esos trastornos que pueden afectar a tu compañera se encuentra la pododermatitis en perros, y por ello, en este artículo de VetEasy te contaremos más sobre ella. 


  1. ¿Qué es la pododermatitis en perros?
  2. Causas y signos de la pododermatitis en perros
  3. Signos de la presencia de pododermatitis en los perros
  4. Si mi perro tiene las patas hinchadas, ¿se trata de pododermatitis?

¿Qué es la pododermatitis en perros? 

Se trata de una inflamación de los espacios interdigitales de las patas, tanto de los perros, como de otros animales. El origen de la pododermatitis es variado, sin embargo, es habitual que el desencadenante sea un cuerpo extraño o golpe en el área. Por esta razón, es más frecuente en individuos que realizan actividades en el exterior o de caza, saltos y carreras, así como los que transitan por zonas boscosas. 

Causas y signos de la pododermatitis en perros

Como ya has leído, las principales causas de la pododermatitis en los perros están relacionadas con cuerpos extraños, como piedras, espinas y cristales, o por alguna lesión. No obstante, también puede aparecer como consecuencia de: 

  • Parásitos, tales como las pulgas o los ácaros de la sarna. 
  • Sustancias irritantes que generan dermatitis por contacto
  • Alergias.
  • Hongos. 
  • Algunas enfermedades autoinmunes, de origen endocrino o quistes interdigitales también pueden originar la pododermatitis en perros. 
  • El lamido en exceso puede provocar la dermatitis y este, a su vez, puede producirse como resultado de problemas psicológicos. 

Signos de la presencia de pododermatitis en los perros 

Esta inflamación puede afectar cualquiera de las cuatro extremidades de tu compañero y se presenta de la siguiente forma: 

  • Edema, es decir, inflamación que se extiende a las patas. 
  • Ampollas, heridas o fístulas. 
  • Eritema o enrojecimiento. 
  • Pequeños bultos o nódulos. 
  • Alopecia. 
  • Hinchazón. 
  • Exudados serosanguinolentos (acuoso y más rojizo por la sangre). 
  • Cojera. 
  • Dolor y un cuadro que se agrava por el lamido frecuente. 
  • Los lametones también pueden hacer que el pelo en esa área se vuelva oscuro. 

Si mi perro tiene las patas hinchadas, ¿se trata de pododermatitis? 

Las patas inflamadas, peladas o rojas pueden indicar que se trata de un caso de esta afección, no obstante, no es la única enfermedad o condición que puede generar dichos signos. De hecho, si lo que notas es hinchazón en las almohadillas, podría tratarse de un exceso de ejercicio (en tiempo o fuerza), o la acción de un cuerpo extraño. Así que, no necesariamente debe tratarse de una pododermatitis. En cualquier escenario, ante la hinchazón o inflamación, lo mejor es acudir con el veterinario para descartar las posibles causas y diagnosticar a tu compañero. Solo así podrá ser tratado, de ser necesario.


El tratamiento de la pododermatitis en los perros consiste en atacar la causa subyacente. Pueden recetarse tratamientos tópicos, antibióticos, antifúngicos o antiparasitarios según el caso. Los cuerpos extraños deben extraerse y, en el caso de sarna u otra enfermedad sistémica, deben ser aplicadas medidas y tratamientos específicos. 

👉🏼 ¿Aún tienes dudas?

En VetEasy puedes encontrar veterinarios, especialistas y otros servicios para atender a tu perro, de manera fácil y rápida, sin salir de casa. ¡Descúbrelos y pide cita