Como sucede con los humanos, los felinos también pueden sufrir enfermedades que tienen relación con el sedentarismo. En pocas palabras, puedes tener un gato diabético y no haberte dado cuenta hasta ahora. ¿Quieres saber cómo detectarlo? En este artículo te mostramos algunas señales de la diabetes que te ayudarán a poder detectarla y qué puedes hacer para combatir esta enfermedad. 


  1. Causas de la diabetes en gatos
  2. ¿Cómo saber si tengo un gato diabético? - Síntomas de la enfermedad en gatos
  3. Tratamiento para un gato diabético

Causas de la diabetes en gatos

Antes que nada, es importante entender qué hace a un gato diabético, es decir, las causas de la enfermedad. Dicho esto, este padecimiento tiene como consecuencia la carencia de insulina en el cuerpo, necesaria para asimilar la glucosa de la sangre. Por diferentes razones, el mecanismo que produce la insulina puede dejar de funcionar, o bien, nuestro felino responde mal a esta. Como consecuencia, la glucosa permanece en la sangre, y cuando su concentración es demasiado alta, el azúcar empieza a escaparse a través de los riñones. En los gatos, se produce generalmente la diabetes de tipo 2, es decir, que no producen suficiente y, además, son resistentes a la misma. Esto se debe, principalmente, a un factor genético adquirido de sus progenitores. Por su parte, otra de las causas de la diabetes es debido a un factor autoinmune. Lo que significa que el sistema inmunológico del gato diabético ataca y destruye las células que protegen la insulina. 

¿Cómo saber si tengo un gato diabético? – Síntomas de la enfermedad en gatos

Dependiendo del progreso y la gravedad de la enfermedad, los síntomas pueden presentarse levemente o en cuadros clínicos de mayor incidencia. Algunas de las señales más frecuentes y de las que debes estar muy atento son las siguientes: 

  • El gato empieza a perder peso, síntoma que viene acompañado de Polifagia (Ingerir cantidades excesivas de alimento).
  • El felino presenta mal aliento.
  • Poliuria o un aumento superior al habitual en la descarga de orina, que puede traducirse en un mayor número de visitas al arenero. 
  • Sufre de polidipsia o aumento inusual de sed y la cantidad de agua que ingiere el gato. Es importante que, ante la presencia de este síntoma, se controle la cantidad de líquido que bebe tu mascota. 
  • Presenta señales de disfunción nerviosa, también conocida como neuropatía diabética. 
  • Tiene hematuria o infección urinaria. 
  • El gato diabético también sufre de esteatosis hepática, lo que se conoce como hígado graso. Este síntoma puede estar acompañado por otro signo que es el agrandamiento del hígado. 

De igual forma, es común que también se evidencie debilidad, falta de apetito, deshidratación, mareos y vómitos. Dependiendo de la gravedad, estos síntomas pueden producir el coma en el felino. 

Tratamiento para un gato diabético 

El tratamiento de un gato diabético dependerá de si la enfermedad es de tipo 1 o si es de tipo 2. La primera de ellas es tratable con la administración de insulina, acompañada de una medición regular de los niveles de glucemia para determinar la dosis ideal. Por su parte, cuando es diabetes de tipo 2, es posible tratarla con un cambio de hábitos, sobre todo de alimentación y acondicionamiento físico. Son modificaciones que deben ejecutarse de manera estricta y controlada por un veterinario especialista en casos de diabetes. 

👉🏼 ¿Aún tienes dudas?

¿Quieres saber más sobre la diabetes en felinos? Te invitamos a visitar nuestra web VetEasy, donde encontrarás toda la información necesaria. Además, podrás contactar con los mejores expertos en insulina, que te ofrecerán la atención necesaria a ti y a tu mascota. ¡Descúbrelos!