Todos los que tenemos un gato en casa y está en contacto con otros felinos exteriores, tememos que se enferme por leucemia felina. Pero… ¿Qué es la leucemia felina, qué la provoca, cómo la puedes detectar, cuál es el tratamiento y cuál es el pronóstico? En este artículo os explicamos todo lo que deberías saber sobre la leucemia felina. 


  1. Qué es es la leucemia felina
  2. Qué tipo de virus es la leucemia felina
  3. Cómo se contagia la leucemia felina
  4. Síntomas de la leucemia felina
  5. Cómo se diagnostica la leucemia felina
  6. Cómo se tratan los gatos con leucemia
  7. Cómo prevenir a mi gato de leucemia felina
  8. Cuál es el pronóstico de un gato que ha dado positivo en leucemia felina

Qué es la leucemia felina

La leucemia felina, también conocida como FeLV, es un virus infeccioso que infecta a los felinos. Este virus, se introduce en las células de nuestro felino y ataca a su sistema inmunitario, provocando trastornos de salud incurables y que puede provocar la muerte. Sin embargo, es muy importante la prevención y gracias a los avances, existe una vacuna que previene el contagio y la infección. 

Qué tipo de virus es la leucemia felina

La leucemia felina es un tipo de virus llamado retrovirus, un virus muy infeccioso que infecta y destruye las células del sistema inmune de nuestro felino, debilitando su sistema inmunológico. Esto, lo que causa, es que como nuestro gato no tiene una barrera de protección inmunológica, es más vulnerable a infecciones o enfermedades graves. 

El FeLV pertenece a la misma familia que el FIV (Virus de la Inmunodeficiencia Felina) pero no es el mismo. Sin embargo, los síntomas de afectación al sistema inmune en ambos son parecidos.

Cómo se contagia la leucemia felina

La leucemia felina es un virus que está presente en todo el mundo, por lo tanto, cualquier gato se puede contagiar. Si bien es cierto que la manera de vivir de nuestro felino marcará el riesgo de contagio, junto con la edad, el estado de salud, etc. Si nuestro gato convive con otros gatos o sale al exterior y tiene contacto con otros felinos, su riesgo es mayor. Mayoritariamente, los gatos suelen infectarse en entornos donde conviven muchos gatos, como en protectoras. 

Aunque es un virus muy contagioso, no hay riesgo de zoonosis. Por lo tanto, los humanos no podemos vernos afectados por la leucemia felina. 

La forma en la que los felinos se pueden transmitir la leucemia entre ellos son varios. Los gatos se contagian por contacto directo de secreción nasal, ocular, heces, orina o saliva. A continuación ponemos acciones de contagio más concretas:

  • Acicalado mutuo entre un gato infectado y uno sano. 
  • Mordedura de un gato infectado por leucemia felina. Por eso, las peleas callejeras son focos de leucemia felina.
  • Orina o excrementos infectados.
  • Si el gato sano tiene una herida abierta y el gato infectado lo lame.
  • Si la madre tiene leucemia felina durante la gestación, los gatitos lo heredan. También por beber leche materna. 
  • Compartir el bebedero o comedero con gatos infectados. 


Además, la leucemia felina se divide en cuatro fases de contagio:

1. Propagación por el tejido linfático

Si los virus acaban llegando al sistema linfático, pueden propagarse a través de la sangre por todo el cuerpo. En este momento, el felino sano podrá combatir el virus. 

2. Circulación en la sangre

Los virus empiezan a circular por la sangre del felino durante diversas semanas y serán expulsados mediante secreciones y excreciones. En este momento, el gato también podrá combatir el virus. 

3. Aparición de los primeros síntomas de leucemia felina

En esta fase, aparecen los primeros síntomas en los animales inmunodeprimidos. Los virus se instalan en la médula ósea y el sistema inmunitario no puede eliminarlos. 

4. Nueva propagación del virus (Viremia)

Antes de morir, el felino vuelve a segregar el virus masivamente debido a la enfermedad. 

Síntomas de la leucemia felina

Un gato infectado por la leucemia felina presenta diferentes síntomas en función de su sistema inmunitario y la fase en que se encuentre el contagio. Los síntomas son los siguientes:

  • Debilidad.
  • Fiebre. 
  • Inflamación y enrojecimiento de la mucosa bucal. 
  • Problemas de piel y pelaje.
  • Adelgazamiento y pérdida de apetito. 
  • Anemia, debido a que la médula ósea no produce suficientes glóbulos.
  • Problemas en los ganglios linfáticos.
  • Problemas e infecciones respiratorias.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Problemas neurológicos.
  • Problemas oculares.
  • Vasculitis o enteritis.
  • Cáncer (p.ej. linfoma o fibrosarcoma).

Si crees que tu felino podría tener leucemia, es de vital importancia ir inmediatamente al veterinario para que pueda dar un diagnóstico y el mejor tratamiento para darle una mejor vida. La leucemia felina es una enfermedad crónica, incurable y mortal y por norma general, entre un 80%-90% de los gatos que la contraen suelen morir como consecuencia de la enfermedad o bien de las enfermedades asociadas. 

Cómo se diagnostica la leucemia felina

Cuando un gato presenta uno o diversos síntomas de lo que hemos mencionado en el apartado anterior, no suele ser concluyente para diagnosticar un gato con leucemia felina. Lo primero que tienen en cuenta los veterinarios es si el felino está vacunado. Si no está vacunado, el profesional veterinario lo explora y le extrae una cantidad pequeña de sangre para poder llevar a cabo un test de leucemia felina. 

Una vez introducida la sangre en el test, se tienen que esperar unos minutos y aparecerán unas líneas parecidas a las de un test de embarazo, donde podremos ver si el resultado es negativo o positivo en leucemia. En caso de ser positivo, se suele volver a hacer otro test pasados unos meses para ver si ha podido ser un falso positivo o bien el sistema inmune del felino lo ha podido vencer y ya no está contagiado.

También se podría realizar una prueba PCR, la cuál es más fiable ya que se lleva a cabo en un laboratorio.

Cómo se tratan los gatos con leucemia

Lamentablemente, no existe una cura para la leucemia. El tratamiento que se aplica no busca eliminar el virus, debido a que no se puede, sino que su objetivo es aliviar los síntomas para que el gato tenga una mejor calidad de vida durante los meses o años que le queden de vida. 

En primer lugar, a causa de las posibles infecciones secundarias que el gato puede contraer, se prescriben largos tratamientos de antibióticos o antimicóticos para acabar con ellas. 

En segundo lugar, es muy importante mantener al felino fuera de situaciones que son fuentes potenciales de infecciones o enfermedades, como por ejemplo evitar que salga al exterior o el contacto con otros gatos que no estén vacunados. 

En tercer lugar y último, tendrás que estar muy atenta de su estado de salud y ante cualquier duda o problema, acudir inmediatamente al veterinario para tratarlo lo antes posible. Al tener leucemia felina, no tienen un sistema inmune fuerte y, por lo tanto, cualquier problema de salud puede ser grave.

En el caso de que el gato haya desarrollado algún tumor, se le aplicará quimioterapia como tratamiento.

También será muy importante darle a nuestro felino una dieta equilibrada, bien balanceada en proteínas. 

Cómo prevenir a mi gato de leucemia felina

La mejor prevención para que nuestro felino no se contagie por leucemia felina es la vacunación. Dicha vacuna no elimina el virus en felinos que estén contagiados, por lo tanto, primeramente se realiza el test para la detección de FeLV y si el resultado es negativo, se vacuna. Si tu felino aún no tiene esta vacuna y ves riesgo potencial de que pueda contraer el virus, el equipo VetEasy te recomienda que pidas cita con un veterinario general y lo vacunes lo antes posible. También debes evitar que nuestro felino esté en contacto con gatos que estén contagiados con leucemia felina. 

Cuál es el pronóstico de un gato que ha dado positivo en leucemia felina

Si tu felino ha dado positivo en leucemia felina pero no tiene problemas de salud y está sano, es probable que su sistema inmune pueda combatir el virus. Si por lo contraria tiene el sistema inmune debilitado, existe la posibilidad que no pueda combatir el virus y desarrolle la enfermedad. En ese momento, todo lo que puedes hacer es darle los mejores cuidados y mimarlo mucho para que sus últimos años de vida, viva lo mejor posible💜

👉🏼 ¿Aún tienes dudas?

Ante cualquier duda de que tu gato tenga leucemia felina o tenga riesgo potencial de contraerla, es de vital importancia acudir inmediatamente al veterinario para que te ayude a prevenirla, te dé un diagnóstico y si fuera necesario, te ayude a tratarla . En VetEasy puedes encontrar a los mejores profesionales especializados en medicina felina que te van a ayudar a que tu mascota viva mejor y el máximo de años posibles ¡Encuéntralos y reserva cita!