¿Sabes qué es la blefaritis o los párpados inflamados en perros? Es una enfermedad muy molesta para nuestros perros pero pocos la conocemos, aunque sea muy fácil de detectar a simple vista. Se trata de una enfermedad que tiene un buen pronóstico en la mayoría de los casos si se trata de la forma adecuada, pero sí es importante tener en cuenta que permanece en nuestra mascota durante varias semanas. Si quieres saber más sobre la blefaritis en perros, en este artículo te explicaremos las diferentes tipologías de blefaritis canina, cuáles son sus síntomas y cuáles son los mejores tratamientos para que nuestro perro vuelva a tener sus párpados en perfecto estado. 


  1. Qué es la blefaritis canina
  2. Síntomas: ¿Cómo se manifiesta la blefaritis en perros?
  3. Tipologías: ¿Qué tipo de blefaritis existen en perros?
  4. Tratamiento: ¿Cómo se trata la blefaritis en perros?
  5. Remedios caseras para la blefaritis canina

Qué es la blefaritis canina

La blefaritis canina es una inflamación de los párpados de nuestros perros debido a la proliferación excesiva de las bacterias que habitan en la piel. Ocurre principalmente en los bordes y puede afectar tanto a piel externa como al músculo, tejido conectivo y las glándulas. Estas bacterias liberan toxinas que irritan la piel y cuando ocurre, suele afectar a los dos ojos. Es una enfermedad que es más común en perros que en gatos y la inflamación produce enfermedades secundarias oculares como la conjuntivitis, la queratitis o las úlceras. 

Síntomas: ¿Cómo se manifiesta la blefaritis en perros?

Como hemos comentado, la blefaritis es una enfermedad ocular que es fácil de detectar a simple vista debido a la inflamación del borde del párpado. Los síntomas más comunes que presentan nuestros perros son los siguientes:

  • Inflamación, picor y enrojecimiento del borde del párpado.
  • Lagrimeo del ojo. 
  • Observamos caspa, escamas o costras en el borde del párpado. 
  • Presencia de pequeños nódulos en el borde del párpado que pueden alcanzar los 5mm.
  • Alopecia en la zona del párpado.
  • Cambios en la pigmentación de la zona.
  • Secreción purulenta.
  • Pústulas o pápulas. 
  • Erosiones.
  • Aparición de enfermedades secundarias como la conjuntivitis, la queratitis o las úlceras. La leishmaniosis puede causar también esta enfermedad. 


Si visiblemente detectas que tu perro tiene el párpado inflamado, rojo o presenta úlceras y/o secreciones, es muy importante acudir inmediatamente al veterinario para que le pueda hacer un diagnóstico, confirmar que es blefaritis, determinar qué tipología y prescribir el mejor tratamiento para que recupere sus ojos a la normalidad lo antes posible.